Sexo

Shutterstock

Un libro sobre sexo desde la A hasta la Z

Descubre de qué se trata

28 de diciembre de 2014 11:16 am

GDA

Sin duda un libro curioso, único. El psicólogo Andrés Caro Berta lanzó Primer diccionario etimológico de lo sexual, trabajo que cosechó una mención en el concurso de los Premios Anuales de Literatura del MEC.

Editado por La hora del cuento, el material recorre de la a a la zeta un sinnúmero de vocablos que directa o indirectamente refieren al sexo, con la particularidad de fusionar información de las más variadas fuentes, incluyendo asuntos locales, como el lunfardo, tan propenso siempre a jugar con los términos sexuales.

"Cumple dos funciones. Una, hacia los profesionales de la salud, de la educación, que a veces no tenemos fácilmente la forma de encontrar de dónde salieron tales vocablos. Muchas veces, además, se va deformando el sentido original y adquiere otro que no tiene nada que ver con el inicial. La otra función es para toda persona interesada en la temática sexual. Lo primero que buscamos cuando jóvenes en un diccionario son las llamadas malas palabras. Pero estas, muchas veces encierran orígenes muy particulares, como el caso de ramera o lupanar. Además, he tratado de incluir americanismos", explicó a El País el psicólogo, también autor teatral.

SI TE INTERESA: El riesgo de tener sexo durante las vacaciones

"Otro concepto que me interesó que estuviera es el lenguaje represivo del diccionario oficial. También aparecen conceptos como los de un diccionario sexual de 1956, de la época franquista en España, donde se ataca todo aquello que les resultaba pecaminoso. Aquí se pueden encontrar palabras que a primera mirada parecen no tener nada que ver con lo sexual, pero finalmente se puede observar la connotación", agrega el profesional.

Otra característica singular de este libro son sus fuentes, que van desde la prensa de época hasta las referencias cinematográficas, sumando más de un millar de entradas.

"Lo difícil fue la selección. Ha quedado tanto material que daría para un segundo tomo. Fue un trabajo de hormiga de cerca de diez años, buscando toda palabra que tuviera alguna connotación sexual y otras que quizás en principio no lo parezcan (como Dios). Primero, revisando miles de libros, revistas, folletos turísticos, tratados científicos, diccionarios de todo tipo, y luego, ordenando ese material en muchas carpetas clasificadas por letra, buscando siempre dejar expresado de dónde fue sacado el dato".

SI TE INTERESA: Regala sexo esta Navidad

"Si bien es un diccionario etimológico, intenté también que tuviera algo de enciclopédico, para hacerlo más ameno y más abarcativo".

Desde vocablos poco recordados hoy (como "sicalíptico") hasta palabras como "bikini", el libro puede ser efectivamente leído como un material de entretenimiento, dado que en él se encuentran historias poco conocidas que remiten a prácticas sexuales de otras épocas. Y como explica el autor, otro de los asuntos de cuidado fue no repetir conceptos, logrando así mayor fluidez en la lectura. "Este diccionario para mí representa una culminación de una tarea de más de 30 años en la psicología y la sexología. Quise aportar algo que no hubiera, y que fuera necesario tanto para profesionales como para cualquier persona", remata.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x