Reinaldo Castellanos La Costa, quien dominaba varios instrumentos de viento, fue un improvisador creativo.

Reinaldo Castellanos La Costa, quien dominaba varios instrumentos de viento, fue un improvisador creativo. / SUMINISTRADA

Reinaldo Castellanos La Costa: músico excelente

Su despedida fue como la pidió

19 de diciembre de 2014 05:00 am

Por: Humberto Ramírez | Para ÍNDICE

La tristeza me atacó con fuerza la semana pasada al recibir la lamentable noticia del fallecimiento de uno de mis más fieles colaboradores, Reinaldo Castellanos La Costa.

Un músico de excelencia que dominaba varios instrumentos de viento madera, como el clarinete, flauta, clarinete bajo y el saxofón. Además, fue un gran educador que marcó la vida de muchos jóvenes, como quedó demostrado en su despedida cuando muchos de ellos le ofrecieron un tributo musical.

Conocí a Reinaldo hace 20 años y en los últimos 15 me acompañó y apoyó en el desarrollo de muchos proyectos. Siempre lo distinguió su humildad y su bondad, así como su profesionalismo y musicalidad.

Su primer encuentro con la música fue estudiando guitarra con el profesor Ángel Ma-ttos y luego estudió en la escuela superior Miguel de Cervantes Saavedra en su natal Bayamón, donde comenzó a estudiar el saxofón y a tocar en la banda dirigida por la profesora Arelys Escabí. Su educación universitaria la obtuvo en el programa de música de la Universidad Interamericana en San Germán y en el prestigioso Berklee College of Music en Boston.

Fue un saxofonista de sonido robusto y un improvisador creativo. Su arte musical puede ser escuchado en las innumerables grabaciones en las cuales participó, incluyendo su participación en algunos de mis discos. Fue uno de los músicos originales de mi big band cuando comenzamos el taller de los lunes hace seis años.

Hizo lo que le apasionaba hasta el final. El pasado 6 de noviembre tocó su saxofón por última vez con el big band.

Su despedida fue como él la pidió, con mucha música. La gran familia de músicos puertorriqueños nos unimos para ofrecerle nuestro respeto de esa manera.

Mi querido hermano, ya no hay dolor. Ya descansas. Dejaste una gran huella y tu legado para futuras generaciones. Hasta que nos volvamos a encontrar.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x