Sexo en Navidad

Shutterstock

Regala sexo esta Navidad

Esther Balac te habla sobre el juguete sexual ideal para esta época

14 de diciembre de 2014 08:00 pm

Por: Esther Balac / GDA

Si están encartados con la elección de regalo para sus parejas, les conviene no pasar por alto los resultados de una reciente encuesta hecha a través de redes sociales, con el propósito de construir el ranking de los juguetes sexuales que la gente prefiere obsequiar y recibir.

El ganador, de lejos, fue el vibrador, un adminículo que ha ido ganando en sofisticación y diseño para ajustarse a los requerimientos de sus usuarios.

Por eso ya no es raro encontrarlos resistentes al agua, con formas que no se limitan a imitar al prosaico pene y con la capacidad de estimular lo que hay que estimular: el clítoris, el punto G y sus aledaños.

SI TE INTERESA: ¿Qué pasa con los líquidos que produce la vagina?

El segundo lugar, cosa que me sorprende, fue ocupado por las esposas. Y la explicación no puede ser otra, mis amigos, que no pocos se sienten seducidos por la fantasía de ser sometidos, o de someter, durante las faenas amatorias.

Cuesta creer que en algún momento esta proclividad fue tontamente considerada una desviación. ¡Qué tal!

Las bolsas para el pene, esas que tienen la función de aumentar el tamaño de ese apéndice y variar las sensaciones vaginales, fue la tercera elección de los encuestados. No faltaron recomendaciones sobre colores, puntas y texturas que, al parecer, el mercado provee, en múltiples opciones.

Y si un gran número de personas piden bolas chinas y anillos para prolongar la erección (elecciones que completan el top cinco de regalos invitados al polvo), quiere decir que, al menos por curiosidad, los consultados tienen idea de su funcionamiento y de los efectos que provocan.

Ahora: no estaríamos hablando de este tema si la humanidad no hubiera superado un poco la mojigatería a ultranza que impedía hablar en público de cualquier tema relacionado con la planta baja del cuerpo.

SI TE INTERESA: El grato beneficio del sexo oral

Hasta hace poco, valga decirlo, era un tema tan vedado que incluso comprar un condón era todo un drama. Muchos eran simplemente incapaces de hacerle preguntas al vendedor sobre las características, texturas o tallas del dichoso producto. Simplemente se llevaban lo primero que encontraban e inmediatamente lo escondían en el bolsillo o en la cartera, como si fuera tóxico.

Los sexshops estaban proscritos y entrar a un motel era un operativo estresante que obligaba a uno de los miembros de la pareja a esconderse, literalmente, en la guantera, mientras el otro respondía “sí” a las mecánicas preguntas del portero, entre las que están la consabida “¿rato o amanecida?”.

Poco a poco, y empujado por muchos factores, el sexo se ha abierto espacio en lugares de los que siempre fue sacado por la puerta de atrás.

Hoy es tema de conversación en la mesa de hogares antes pacatos, hay papás que lo abordan como materia ineludible en el proceso de crianza, los jóvenes y los niños no pierden la inocencia si conocen cómo funciona el cuerpo y hasta los objetos alusivos al catre y las ayudas para el aquello integran, sin vergüenza, las listas de regalos navideños.

Por eso no se extrañe si entre los presentes que le deje Papá Noel estratégicamente ubicados bajo el árbol de Navidad, de pronto encuentra un aditamento de estos, listo para ser usado, a manera de aguinaldo...

Ahora: no se niegue tampoco la posibilidad de obsequiar algo de este porte, siempre, claro, que no ofenda a nadie. Conviene sondear primero si la pareja se sentiría feliz con el obsequio.

Si somos capaces de abrir la mente y despojarnos de prejuicios, esta Navidad todos podríamos recibir algo más que otro aburrido celular. Hasta luego.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x