Embarazo

Archivo

Hipertensión arterial: ¿Cómo puede afectar el embarazo?

Se caracteriza por el aumento de la tensión arterial dentro de las arterias.

28 de octubre de 2014 09:29 pm

Factores de riesgo de sufrir presión alta en el embarazo. La preeclampsia puede ser una de las consecuencias.

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica que se caracteriza por el aumento de la tensión arterial dentro de las arterias.

Esta enfermedad ataca a los llamados "órganos choque" los cuales daña con el correr del tiempo, como son el corazón, el cerebro, el riñón, entre otros.

En el 90% de los casos no se conoce la causa de hipertensión arterial (HTA), y es una enfermeda asintomática. Pero existe un caso de hipertensión que aparece exclusivamente durante el embarazo, pudiendo ocasionar daño tanto a la madre como al feto.

Hay casos en que la madre ya era hipertensa de antes y se embaraza. Pero en otros casos la madre puede desarrollar hipertensión durante el embarazo, al igual que diabetes.

SI TE INTERESA: Comidas fritas podrían provocar diabetes en el embarazo

Uno de los riesgos de la HTA durante el embarazo es el desarrollo de preeclampsia, que se presenta cuando una mujer embarazada desarrolla hipertensión arterial y pérdida de proteínas en la orina después de la semana 20 de gestación. 

Los factores de riesgo son: a) primer embarazo; b) embarazos múltiples; c) obesidad; d) edad mayor a 35 años; e) antecedentes de diabetes, hipertensión arterial o enfermedad renal, f) ser afrodescendiente.

Muchas veces la preeclampsia es asintomática, pero cuando aparecen síntomas pueden darse como hinchazón de manos y cara, aumento repentino de peso en un período de 1 a 2 días (más de un kilo por semana), cefaleas persistentes, orinar con menos frecuencia, náuseas y vómitos (signos preocupantes), pérdida temporal de la visión, ver luces centelleantes (fosfenos) o visión borrosa.

El médico deberá controlar la presión arterial (muchas veces la paciente es derivada al cardiólogo si se constatan cifras elevadas), y realizará exámenes de sangre y orina, donde se buscarán pérdida de proteínas en la orina (proteinuria), enzimas hepáticas (pueden estar más altas que lo normal), supervisar la salud del bebé, entre otras cosas. La única forma de curar la preeclampsia es dar a luz al bebé.

Si el bebé está lo suficientemente desarrollado (luego de las 37 semanas por ejemplo), es posible que el médico necesite hacerlo nacer para que la preeclampsia no empeore.

Si el bebé no está totalmente desarrollado y la preeclampsia es leve, la enfermedad se puede manejar en el domicilio con reposo en cama, no consumir sal, tomar mucha agua, controles médicos estrictos y si es necesario tomar medicación para la HTA.

En otras ocasiones es necesario interrumpir el embarazo si hay signos de preeclampsia grave (convulsiones, líquido en los pulmones, conteo bajo de plaquetas o sangrados, mucha proteína en la orina, intensos dolores de cabeza, funcional hepático alterado, entre otros signos).

Cuando aparecen convulsiones en una paciente con preeclampsia, se habla de eclampsia.

Las mujeres con alto riesgo de sufrir convulsiones padecen preeclampsia grave con signos y síntomas como: a) exámenes sanguíneos anormales; b) cefaleas (dolores de cabeza) intensas; c) presión arterial muy alta; d) cambios en la visión.

Las mujeres con eclampsia o preeclampsia tienen mayor riesgo de: a) separación de placenta; b) partos prematuros que llevan a complicaciones en el bebé; c) problemas en la coagulación de la sangre. embarazp, hipertensión arterial, presión alta, preeclampsia, eclampsia.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x