CON UNA MIRADA DISTINTA

CON UNA MIRADA DISTINTA / PARA ÍNDICE / ALBERTO BARTOLOMEI

Con una mirada distinta

Coralys Rodríguez García se embarca con éxito en la confección de gafas de madera

08 de septiembre de 2014 05:00 am

Por: Ana Giselle Torres | [email protected]

CON LA madera jugó y vio a su papá crear con ella. De ahí la afición de Coralys Rodríguez García por moldear una carrera en el diseño industrial. En esa dirección, en el 2009 se convierte en parte de la tercera generación de estos profesionales que se graduaron en todo Puerto Rico.

La más pequeña de tres hermanas comenzó creando muebles, accesorios del hogar que fueron su carta de presentación en el mercado. Pero ahora a “Cocó”, como le llaman en casa, le ocupa un diseño particular: la confección de gafas en madera.

Aunque sus piezas mobiliarias tuvieron muy buena aceptación, no alcanzó la solidez necesaria para un negocio. Sin embargo, la inquietud de la joven de 27 años, egresada de la Escuela de Artes Plásticas de San Juan, siempre fue regresar al taller de ebanistería de su progenitor Gil Rodríguez para trabajar con él y desde el 2011 se encuentra inmersa en este proyecto denominado RAW (Rain Forest Aware Woods), marca de su línea de gafas de sol netamente puertorriqueñas.

“Se me hizo cuesta arriba porque una tienda de muebles era algo difícil; uno no vende un mueble todos los días. Y mi papá me dice ‘vamos a pensar en un producto que sea fácil de crear, de almacenar y que se esté moviendo y vendiendo constantemente, algo que no pase de moda’”, relató Rodríguez.

Durante tres años estudiaron el mercado, prepararon el taller y realizaron diseños y prototipos de la pieza con la que se introducirían en el mercado local con miras a la internacionalización.

“Muchas de las pruebas al principio se rompían, así que teníamos que buscar otro método, empezar from scratch. Cuando teníamos la gafa finalizada, esperábamos dos o tres semanas y se rompía. Al ponerle los lentes no funcionaba. Tuvimos que seguir experimentando. No fue de la noche a la mañana”, rememoró Rodríguez, madre de Mat Vey de seis meses.

Una vez encontraron la fórmula de una pieza liviana y resistente al agua, afloraron cinco modelos adicionales, todos preparados con 10 maderas y nombres puertorriqueños. Con ellas debutaron en noviembre de 2013 en el  Boom Fair en Ponce. Allí presentaron los modelos Viejo San Juan, Camuy, Culebra, Vieques, Yunque y Guajataca.

“Estudiamos el mercado, las más clásicas, las más vendidas. A través de los años varios de los modelos  son basados en diseños que ya hay, yo no estoy reinventando la rueda, estoy aplicando un material diferente a algo que ya existía, que son las gafas. Aquí, en Puerto Rico, no existía el mercado de gafas de madera”, reconoció Rodríguez, quien asegura ser la pionera en la confección de este tipo de accesorio en la Isla. Para su creación utiliza maderas de Puerto Rico, como la acacia, laurel, capá prieto, cedro macho y rojo, caoba, almendro, maga, guaraguao y majó.

Precisamente, hace unos días Rodríguez se certificó como artesana de Puerto Rico por la Compañía de Fomento Industrial, pues su producto es confeccionado a mano en un 90%. “Esto no es una máquina que está escupiendo gafas, es algo que se hace bien delicadamente. No usamos tintes ni pintura en las piezas. Las maderas están al natural. Lo que queremos es siempre resaltar la belleza de la madera”, señaló.

Pero las gafas van más allá de ser un accesorio, el fin de la diseñadora es crear conciencia sobre la conservación y reforestación a través del producto.

“Somos una compañía movida por un propósito. No queremos hacer simplemente gafas que se vean bien, sino que también queremos que haya un propósito detrás de todo esto. Nuestra gafas son de madera, pero utilizamos toda la madera al máximo, no desperdiciamos nada. Y al final de nuestro año, hacemos una aportación a una entidad sin fines de lucro que se dedica a la conservación y la reforestación en Puerto Rico”, aseguró Rodríguez, quien no reveló el  nombre.

En vías de ampliar la oferta, la joven  adelantó que se encuentra inmersa en el diseño de seis modelos adicionales en los que experimenta con el metal y otros materiales, así como en la integración de  prendas, como los aros de matrimonio, pantallas y collares con la misma madera de las gafas.

De igual manera, busca abrirse paso en otros mercados como el estadounidense, donde el próximo año las gafas estarán disponibles en un local en Oklahoma.

Conoce más de Cocó:

#1 La diseñadora pertenece a la Asociación de Productos hechos en Puerto Rico.

#2 Estudió dos años artes gráficas.

#3 Se graduó de Art Instruction Schools.

#4 Comenzó a pintar a los cuatro años con Carlos Acevedo en Caguas, el único que la aceptó a su corta edad.

#5 Fue del grupo de 10 estudiantes seleccionados que ganaron la beca que otorga la Asociación de Amigos de la Escuela de Artes Plásticas para viajar a  la Feria ARCO, en España.

#6 Recibió la Medalla Duncan Del Toro, que se le concede a estudiantes sobresalientes en diseño industrial en Puerto Rico.

#7 A través de Fredflare.com logró vender una mecedora pequeña que se podía construir por menos de $20.

#8 Invierte hasta $1,200 en madera al año.

#9 Las gafas son confeccionadas con lentes UV Protection o polarizados, bajo las regulaciones de ANSI.

#10 Coralys tiene una línea de producción de 10 a 20 gafas semanales.

#11 Los clientes pueden elegir  sus gafas en una sola madera o combinadas.

#12 Las instrucciones sobre el cuidado y mantenimiento que se le debe dar a la gafa están impresas sobre un papel que contiene semillas de flores silvestres que bien puede sembrar.

Inspiración de los modelos:

Camuy: “Me recuerdan las estalactitas y estalagmitas de las cuevas de Camuy”.

Culebra: “Es un  modelo bien playero. Pienso que las playas más lindas de Puerto Rico las tiene Culebra”.

Viejo San Juan: “Es un modelo bien clásico que me recuerda la arquitectura clásica del Viejo San Juan”.

Vieques: “Por el shape de la Isla, por los bunkers”.

Guajataca: Le recuerda el túnel de Guajataca en Quebradillas y “porque el modelo es más surferito”.

Yunque: “Es el modelo más grande de todas las gafas y me recuerda  los árboles, las montañas”.

¿Dónde los puedes conseguir? 

Paso Boutique en Caguas

Kamoli en la calle Loíza

Coamarina en San Patricio

Pure Soul en el Viejo San Juan

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x