Calendario maya

Shutterstock

Wow! Encuentran ciudades mayas

Están localizadas en medio de la jungla de Yucatán

27 de agosto de 2014 01:54 pm

Abida Ventura / GDA

Bautizadas como Lagunita y Tamchén, están ubicadas en la península de Yucatán, México, a pocos kilómetros de Chactún, otra gran urbe hallada el año pasado. Las tres ciudades podrían guardar una relación entre sí, lo que revelaría la existencia de un nuevo centro político maya en la región de Campeche, en el actual territorio que comprende la Reserva de la Biósfera de Calakmul, declarada Patrimonio Mixto de la Humanidad por la Unesco.

"Lagunita y Tamchén se localizan a pocos kilómetros al sur de Chactún, por lo que es de suponer que este último era el centro rector, al menos durante el Clásico Tardío (600 a 900 de nuestra era), época de apogeo de estos asentamientos", señala Sprajc, del Centro de Investigaciones Científicas de la Academia Eslovena de Ciencias y Artes (ZRC SAZU).

Hasta ahora, explica, debido a que las primeras investigaciones se han enfocado a la exploración superficial mediante el análisis de fotografía área a gran escala y mapeo de la superficie, se desconocen los detalles de la organización jerárquica regional. Pero con las futuras excavaciones esperan comprender la interacción cultural y la geografía política de esa región maya no explorada.

Lo que sí han logrado documentar es que se trata de ciudades con estructuras monumentales, que poseen una gran cantidad de relieves con inscripciones, algunas de ellas con referencias a personajes que habrían sido gobernantes.

Tamchén abarca 11 hectáreas y cuenta con una serie de edificios alargados y un templo piramidal de 15 metros de altura. Destacan también una serie de pozos de agua excavados en el subsuelo rocoso en forma cilíndrica.

En Lagunita, cuya área cívico-ceremonial abarca 12 hectáreas, predominan "los edificios alargados, palaciegos, de carácter residencial o administrativo y sus construcciones voluminosas indican su importancia sociopolítica a nivel regional", explica Sprajc.

El sitio se compone de dos complejos arquitectónicos, el este y el oeste. Posee seis plazas, una cancha de juego de pelota y medio centenar de estructuras de diferentes formas y dimensiones. La más alta es un edificio piramidal que alcanza los 17 metros de altura.

Puerta al inframundo

Según Sprajc, lo más destacable son los monumentos esculpidos y la fachada que representa las fauces abiertas del monstruo de la tierra. "Las fachadas de este tipo se han interpretado de diversas maneras, pero parece evidente que las fauces abiertas del monstruo de la tierra simbolizan la entrada a una cueva y, en general, al inframundo acuático, el lugar de origen mítico del maíz y el aposento de los ancestros", explica.

Esa fachada parece haber marcado uno de los accesos principales al centro cívico y ceremonial.

En el sitio, los arqueólogos también lograron registrar una ofrenda con pedazos de vasijas policromas y lascas de pedernal, dos altares en forma de clavo y uno cuadrado, además de 10 estelas (monumento característicos de la cultura maya) lisas y grabadas. Entre ellas, la estela 1, que solo conserva la parte inferior y donde se observan las piernas y el bastón de mando de un gobernante.

Su identidad e importancia se conocerán a partir de las investigaciones que realizarán expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Por la cantidad de vestigios registrados y sus dimensiones, estos sitios, agrega Sprajc, requieren de trabajos de exploración más intensos, "no solo por el interés científico, sino también porque la presencia constante de investigadores y guardias obstaculizaría los intentos de saqueo".

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x