Arrecife

Archivo

Ofrecen el descanso eterno bajo el mar

Una empresa ofrece servicios fúnebres en una urna biodegradable colocada en un arrecife para dar vida

27 de julio de 2014 10:43 am

Por: Paula Escalada Medrano / EFE | México

Crear vida a partir de la muerte es el objetivo de una empresa en México que ofrece servicios fúnebres marinos, para que las cenizas del fallecido descansen flotando en una urna biodegradable o reposen eternamente en un arrecife en el fondo del mar.

A los dueños de Inmemoriam no les gustan las palabras fúnebres. Ni cripta, ni tumba, ni cementerio marino, prefieren llamar a los funerales "homenaje a la vida" y "perlas" a las bolas en las que se meten las cenizas de los fallecidos.

Todo surgió cuando la madre de uno de los socios, Eduardo Patiño, le pidió que cuando muriera echara sus cenizas al mar y él no encontró ninguna forma de hacerlo de un modo elegante y simbólico.

Fue entonces cuando se les ocurrió crear esta empresa, inspirada en una estadounidense pero agregándole la sensibilidad latina, después de ver en las carencias una oportunidad de negocio.

La empresa ya tiene cuatro años de experiencia, pero todavía no tienen muchos clientes, y es que descansar eternamente en el mar no es precisamente barato.

Una urna biodegradable puede costar unos $2,315 y $3,858 y $5,400 reposar en un arrecife marino.

Así, realizan "uno o dos" servicios de urnas al mes y los de arrecifes "cada cuatro o cinco meses", explicó Bornacini.

En cuanto a los artefactos contenedores de las perlas que se instalan en el fondo marino, esperan que en un futuro sean generadores de vida convertidos en arrecifes.

Para poder instalar su cementerio marino, los dueños de Inmemoriam pidieron permisos a la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y a la Secretaría de Salud, entre otras instancias. Según Bornacini, nadie les dijo que "la ley lo prohibiera".

Los servicios que ofrece Inmemoriam son dos, el arrecife y la urna biodegradable. En el primero, explicó, "se colocan las cenizas dentro de un objeto que nosotros llamamos la perla, que es una esfera de concreto".

Una vez se llega a la zona, se realiza una ceremonia y tras ésta un buzo baja hasta donde se encuentran las estructuras e inserta las perlas en ellas, una perla en cada una.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x