DEL FREEZER CON SABOR CRIOLLO

DEL FREEZER CON SABOR CRIOLLO / PARA ÍNDICE / ALVIN J. BÁEZ

VÍDEO: Del freezer con sabor criollo

Rosa María García ofrece comidas saludables bajo la marca Criolite

07 de abril de 2014 05:00 am

Jessica Rosa Andino | [email protected]

La necesidad de conseguir el sustento para su familia tras quedarse sin trabajo luego de dos décadas en el ambiente del cooperativismo obligó a Rosa María García Flores a buscar la solución en la cocina, aunque no sabía ni prender la estufa.

Años más tarde, se enamoró de la cocina sin pensar que revolucionaría el concepto de comidas congeladas con el sabor criollo boricua, presentando un menú avalado por nutricionistas y dietistas, que incluye porciones saludables e ingredientes frescos bajo la marca Criolite.

“Como lo que sabía era administrar, busqué a alguien para que cocinara. Yo entregaba los almuerzos en un carrito que no tenía cristales y la puerta no cerraba, así que guiaba con una mano y con la otra aguantaba la puerta”, recordó entre risas García Flores, fundadora y propietaria de Criolite.

“Hace siete años comencé a entregar almuerzos. Cuando la persona que cocinaba se fue, tuve que irme a estudiar cocina en la Escuela Hotelera sin parar el negocio. Entraba a las 5:00 a.m. a cocinar como podía. A la 1:00 p.m. terminaba de entregar el almuerzo a mi último cliente, y me iba a estudiar hasta las 6:00 p.m. Luego, salía a hacer la compra de lo que cocinaría a las 5:00 a.m. del otro día. Así estuve un año, hasta que me gradué”, narró la empresaria, de 51 años de edad.

García Flores se distinguía por hacer almuerzos saludables y su puntualidad a la hora de entregarles la comida a sus clientes.

“Llegó una oportunidad para regresar a las cooperativas y dejé de cocinar, pero los clientes me llamaban que no encontraban comida como la mía. Sabía de lo que hablaban porque padezco de reflujo, gastritis, y no puedo digerir todo tipo de comida. Entonces, decidí volver a la cocina”, explicó la emprendedora.

Desde el 2010, la experta culinaria y sus cuatro empleados confeccionan 10 diferentes platos para ofrecer un menú variado cada semana a sus clientes.

“Semanalmente hacemos la compra porque todo se hace aquí. Pelamos las viandas, hacemos nuestro propio sofrito, se cocina aquí y se empaca. Todo es sin preservativos, controlamos la cantidad de sal y todo es natural”, destacó sobre la sede de Criolite en Puerto Nuevo.

Los clientes hacen sus órdenes online (www.criolitepr.com) y pagan a la hora de la entrega.

La junqueña espera expandir el negocio para entregar más allá del área metropolitana, con seis tiendas en la Isla en las que los clientes puedan consumir los alimentos en el establecimiento. Además, tiene planes de añadir desayunos y postres al menú.

“No descartamos nada. Queremos continuar creciendo y ofreciendo una alternativa saludable a todos”, puntualizó.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x