El senador Miguel Pereira sostuvo una boa durante la conferencia.

El senador Miguel Pereira sostuvo una boa durante la conferencia. / PARA ÍNDICE / ANTONIO R. GÓMEZ

No más mascotas exóticas

Tener o intentar vender un animal exótico pronto podría ser un crimen

22 de octubre de 2013 05:00 am

Por: ANTONIO R. GÓMEZ | Para ÍNDICE

UNA LEGISLACIÓN para establecer como delito grave la importación y posesión de especies exóticas peligrosas es evaluada en el Senado de Puerto Rico con el apoyo del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), que tendrá a su cargo establecer a cuáles especies se prohibirá su entrada a la Isla.

El proyecto es de la autoría del senador Miguel Pereira, quien en una conferencia de prensa poco tradicional, debido a la presencia de gran cantidad de estos animales como invitados, habló sobre los objetivos de la medida y hasta se colocó una serpiente en el cuello para dramatizar el tamaño que alcanzan algunas de esas especies.

El proyecto de ley prohíbe también anunciar la venta de estos animales en Puerto Rico.

“El tráfico de animales ha crecido exponencialmente contribuyendo ya al poderoso mundo de la economía subterránea existente en el país y exponiendo a la ciudadanía a nuevos peligros”, sostuvo Pereira, acompañado de personal del Cuerpo de Vigilantes del DRNA.

Explicó que el proyecto tiene como objetivo cuatro puntos importantes que son restituir al ámbito criminal las violaciones que actualmente son asuntos meramente administrativos; expandir las definiciones de los actos ilegales, incluyendo el anunciar la venta o intercambio de animales exóticos; crear nuevas categorías para la identificación de animales prohibidos como especies perjudiciales y venenosas; y reestructurar el Fondo Especial de Vida Silvestre.

El teniente Ángel Atienza, del área de Vida Silvestre del Cuerpo de Vigilantes, apoyó el proyecto, y afirmó que es el tipo de legislación que necesitan para enfrentar esta amenaza a la población y al ambiente en la Isla.

Entre los animales que “visitaron” ayer el Capitolio estaba una tortuga snapper, que se asegura tiene 1,850 libras de presión en la quijada, capaz de cercenarle una extremidad a una persona; una boa constrictor, una pitón, una anaconda, tarántulas, escorpiones, dos cocodrilos y un lagarto, entre otros.

“Estas especies están en venta hoy en Puerto Rico a través de la Internet”, destacó Pereira, al advertir que “nosotros no estamos ni equipados ni preparados ni es parte de nuestra cultura y nuestra biosfera para tener la presencia de estos animales, y es dañino para nosotros y para ellos, porque alguien los está sacando de su entorno”.

Recalcó que muchas de estas especies son venenosas y el antídoto no está disponible en Puerto Rico.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x