Grandes desafíos para asegurar las armas químicas de Siria

Estiman que el país tiene 1,000 toneladas de agentes y sería muy complicado transferirlas en medio de los combates

10 de septiembre de 2013 07:18 pm | Foto: Thinkstock

Zeina Karam/AP | Beirut, Líbano

La propuesta de Rusia para colocar el arsenal de armas químicas de Siria bajo control internacional con el fin de desmantelarlo requeriría una operación larga y complicada, tanto más difícil dada la profunda falta de confianza a lo que se suma la falta de un inventario.

Los expertos creen que Siria tiene 1,000 toneladas de agentes químicos bélicos colocados estratégicamente en varias decenas de sitios en todo el país, y su sola transferencia en medio de los combates presenta una pesadilla logística y de seguridad.

Hasta ahora se conocen muy pocos detalles sobre el plan que el canciller ruso Serguei Lavrov anunció ayer, parte de una ola de actividad diplomática enfocada en impedir ataques encabezados por Estados Unidos en represalia por un letal ataque con armas químicas el 21 de agosto cerca de Damasco.

Siria aceptó inmediatamente la iniciativa, respaldada en rápida sucesión por Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos como una idea que vale la pena explorar. Rusia, el aliado más poderoso de Damasco, dice que ahora está trabajando con el Gobierno sirio para que proponga un plan de acción detallado.

Pero el proceso está lleno de desafíos, y se llevaría a cabo en medio de una intensa guerra civil y ante un régimen opaco que hasta ahora nunca ha confirmado formalmente que posee armas químicas. Probablemente la operación se complique aún más debido a la falta de confianza entre los principales partidarios del régimen y los opositores de éste en la comunidad internacional.

"Esta situación es distinta a cualquier otra que hayamos visto hasta ahora", dijo Jean Pascal Zanders, consultor independiente en armas químicas y experto en desarme.

Se dice que el régimen del presidente Bashar Assad tiene uno de los mayores arsenales de armas químicas del mundo, incluidos el gas mostaza y el gas neurotóxico sarín. Desde hace tiempo existe la preocupación de que pudiera desatar su uso en mayor escala, transferir algunas de ellas al grupo extremista libanés Jezbolá, o que agentes químicos pudieran caer en manos de milicianos de Al Qaeda en las filas rebeldes.

Muchos se muestran escépticos de que el régimen sirio cumpla sus compromisos. El Gobierno ha aceptado acuerdos de último momento con la comunidad internacional para ganar tiempo, pero luego ha discutido en torno a los detalles o se ha retractado de sus promesas. Un ejemplo ocurrió en marzo, cuando Siria pidió una investigación inmediata de la ONU por un presunto ataque con armas químicas cerca de la ciudad de Alepo. Luego las negociaciones se alargaron hasta agosto antes de que se llegara a un acuerdo.

"Los detalles no atendidos pueden provocar problemas graves después", dijo Ralf Trapp, consultor en desarme que trabajó para la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW, en inglés) de 1997 a 2006. "Ninguna de las partes (en el conflicto en Siria) tiene una reputación de apegarse a los acuerdos durante largos períodos de tiempo".

Probablemente la OPCW trabajará junto con las Naciones Unidas en un marco para implementar el acuerdo.

La OPCW es la autoridad encargada de implementar la Convención sobre Armas Químicas, la cual prohíbe el desarrollo, la producción, la acumulación y el uso de este tipo de armamento. La convención requiere que todas las partes firmantes declaren y destruyan las armas químicas que pudieran poseer, acción que debe ser verificada por este organismo rector.

Siria no ha firmado ese tratado, lo que significa que el proceso tendría que empezar desde cero. El canciller sirio Walid al-Moalem dijo hoy que su Gobierno declarará su arsenal de armas químicas y firmará la convención.

El largo camino para asegurar las armas químicas de Siria comenzaría con una declaración amplia y detallada del Gobierno sirio de lo que posee, la cual deberá incluir detalles sobre la metodología de producción y los precursores de estos agentes.

Cargando...