Mirada al interior del cerebro

Investigadores crean nueva herramienta para medir el grado de conciencia tras una lesión

15 de agosto de 2013 02:40 pm | Foto: Thinkstock

Lauran Neergaard/AP | Washington

Cuando una persona tiene una lesión cerebral tan grave que no puede estrechar la mano de un ser querido ni reaccionar en forma alguna, existen pocos métodos eficaces para determinar si le queda algún grado de conciencia o ha caído en estado vegetativo. Ahora los investigadores han creado una herramienta para echar una mirada al interior del cerebro y medir los diversos niveles de conciencia.

El trabajo, que fue revelado ayer,  es altamente experimental, no está en condiciones de ser usado en pacientes, pero si resulta eficaz, se plantea el grave problema de cómo utilizarlo sin generar falsas esperanzas.

Nadie sabe qué nivel de conciencia de un cerebro lesionado permite pronosticar su recuperación, pero ofrece la posibilidad de que algún día los médicos puedan medir el nivel de conciencia con la misma facilidad con que miden la presión arterial.

"La conciencia puede aumentar y disminuir", dijo el doctor Marcello Massimini, neurofisiólogo de la Universidad de Milán que dirigió el estudio para cuantificar ese proceso bajo distintas circunstancias.

Parece evidente: la conciencia disminuye durante el sueño profundo y el médico puede inducirlo mediante la anestesia, pero los científicos no poseen un medio eficaz para medir la conciencia, sobre todo cuando un paciente muy enfermo parece estar inconsciente. Es importante tratar de distinguir un grado de conciencia mínimo de un estado vegetativo, porque cuanto antes aparece una señal de conciencia, mayor es la posibilidad de recuperarse.

En la actualidad, el médico verifica si ese paciente puede obedecer una orden de parpadear o mover una extremidad o si reacciona ante el tacto o el dolor. Si no lo hace, un escaneo de la actividad cerebral eléctrica puede brindar algunas pistas. Se ha introducido pacientes aparentemente inconscientes en indicadores de resonancia magnética y se les ha dicho que imaginen que lanzan una pelota. La reacción del cerebro puede indicar si el paciente es consciente de la orden pero no puede cumplirla, pero todos estos exámenes tienen sus contras.

El nuevo trabajo, publicado en la revista Science Translational Medicine, apunta a una medida más sencilla y objetiva. Se basa en la teoría de que la conciencia depende de la complejidad de la actividad cerebral, es decir, en qué medida las distintas regiones se conectan y procesan la información. Por ejemplo, una persona profundamente dormida tal vez no se despierte al sonar la alarma de un auto cercano, pero el cerebro procesa el hecho de haberla escuchado. Cuando uno está despierto, también procesa lo molesto que es ese ruido y cuántas veces se produce.

Cargando...