El frío no detuvo La moda

El frío no detuvo La moda

El frío no detuvo la moda

Con cambios menores en su itinerario a causa de la tormenta de nieve, se realizó la Semana de la Moda de Nueva York

11 de febrero de 2013 06:00 am

ÍNDICE | [email protected]

La madre naturaleza no pudo enfriar las pasarelas en la Gran Manzana que dio paso a la esperada Semana de la Moda de Nueva York.

Las carpas del Lincoln Center resistieron la tormenta de nieve que cayó durante el fin de semana, para acoger a los miles de asistentes que disfrutaron de las nuevas propuestas otoñales.

Lacoste

Presentó una colección de hombre y mujer inspirada en las expediciones polares, con colores muy suaves (blanco y marfil, pero también azul y verde claros) con estampados apenas perceptibles de paisajes, rocas o icebergs.

Impermeables casi transparentes, chaquetas y abrigos, a veces con hombros y mangas amplios, o también con grandes capuchas, daban volumen a las líneas. Para ellas, no faltaron boleros de amplios hombros.

También había vestidos y conjuntos para ambos sexos con la técnica del patchwork de colores contrastados (gris, blanco, verde) o similares (gama de gris y negro), a veces con combinación de tejidos acompañados de detalles de cuero.

Max Azria

Su línea Hervé Leger estuvo orientada hacia una mujer joven pero también activa, profesional y urbana. Vestidos y faldas por debajo de la rodilla, con botas altas o leggings en estampados similares a las demás prendas, destacaban en la colección.

También había chaquetas con enormes capuchas de pelo y, como es habitual en esta firma, no faltaron algunos arneses en cinturas y torsos.

Llamaron mucho la atención los estampados y decoraciones florales o líneas imaginarias, a veces muy coloristas y en contraste con el fondo de vestidos y trajes, y en otras con un tono similar.

Y en colores, había bastante negro, berenjena o combinaciones de dorados o caqui con negro.

Katarina Grey

La diseñadora española debutó con una colección inspirada en los lujosos decorados del palacio de Versalles, dentro de su línea sofisticada y tejidos ricos (satén, crepé, cuero), con encajes, bordados y brocados, aunque también con elegantes negros lisos.

Sun Jung Wan

La moda coreana mostró una evolución moderna del vestido clásico, en tonos suaves (marfil, crudo, rosa pálido, beis) y tejidos ligeros, combinados con parcas y boleros y cálidas estolas de pelo.

Tommy Hilfiger

Propuso una revisión contemporánea del traje masculino de los años 60. Combinó el clasicismo del traje inglés con cortes modernos y atrevidas combinaciones de colores y dibujos.

El clasicismo venía de los trajes y pantalones en tejidos con cuadros príncipe de Gales o pata de gallo, pero a veces los dibujos eran de diferentes tamaños o colores inusuales. En otras ocasiones, la parte de detrás de los trajes y pantalones era en un tejido liso y de color diferente, como el caqui, lo que creaba un fuerte contraste visual con los cuadros blancos y negros delanteros. La marca define el estilo de esta colección como “sastrería sin formalidad aburrida”.

Rebecca Minkoff

Presentó una colección de líneas muy urbanas, con pantalones bermudas o largos, a veces bicolores, otras con estampados geométricos, y con frecuencia de cuero, material también usado para las faldas.

Tonos hueso, verde bosque negro destacaban en la paleta, mientras que no faltaban los zapatos, sandalias y botas característicos de los desfiles de la firma.

Para combatir el frío, abrigos muy largos y parkas, lisos o con estampados florales, y con solapas grandes o cuellos gruesos, a veces con detalles de cuero y otros toques que daban un tono grunge.

Y para fiesta, vestidos de corte geométrico y amplio en colores muy llamativos para contrastar con el invierno: amarillo y naranja.

Carmen Marc Valvo

Apostó por prendas elegantes y cómodas, en las que destacaban los tejidos brocados y con brillo en colores discretos, como el violeta y el negro.

Helmut Lang

Se mantuvo fiel a su estilo deconstructivista, con dibujos en formas geométricas irregulares sobre prendas en las que dominaban los blancos, negros y grises.

La jornada la había abierto César Galindo, de origen mexicano, quien presentó la colección de su línea Czar, en la que predominaron los vestidos de fiesta elegantes y sensuales que le han dado a conocer.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x