El Proyecto de la Cámara 2383 exige que los empleados domésticos tengan salario mínimo, contrato y días libres garantizados, entre otras cosas.

El Proyecto de la Cámara 2383 exige que los empleados domésticos tengan salario mínimo, contrato y días libres garantizados, entre otras cosas. / ARCHIVO

Crean carta de derechos de empleados domésticos

No cuentan con beneficios marginales que son mandatorios para otros empleados

07 de julio de 2016 01:28 pm

Por: Brenda A. Vázquez Colón | [email protected]

La Cámara de Representantes aprobó una iniciativa de las representantes Yashira Lebrón, Lourdes Ramos y María Milagros Charbonier, que crea la Carta de Derechos de Empleados Domésticos, que concede derechos laborales que disfrutan otros gremios.

El proyecto pretende hacerles justicia a los trabajadores domésticos que trabajan cerca de seis días a la semana, pero no cuentan con beneficios marginales que son mandatorios para otros empleados.

“Hay 3, 320 empleadas domésticas registradas, más las que no lo están, que no cuentan con una ley que las cobije. Si una empleada de limpieza trabaja en una empresa, hay leyes que la apoyan pero doña María que trabaja en una casa no tiene los mismos derechos”, expuso la representante Lourdes Ramos, una de las autoras de la medida.

“Se quiere evitar el trato injusto, porque ahora no tienen contratos, lo que los imposibilita a reclamar sus derechos. De esta manera también se pueden fiscalizar a estos trabajadores”, explicó Ramos.

El Proyecto de la Cámara 2383 recibió el endoso del Departamento del Trabajo, Justicia, Procuraduría de las Mujeres y del Ombudsman, a través de la Procuraduría de Pequeños Negocios.

Los trabajadores de este sector podrán exigir un contrato, el salario mínimo, pago de horas extras, días libres garantizados, jornadas laborales no excesivas, periodos de descanso, pago de vacaciones y enfermedad.

Esta legislación también permitirá que eventualmente estos trabajadores puedan percibir los beneficios de seguridad social, cuando no estén aptos para trabajar. El informe además constata que los trabajos en residencias privadas, carecen de la fiscalización adecuada y que con esta iniciativa se protege el interés público, al restringir la economía subterránea y reducir la evasión de contribuciones.

Sissy Bonilla de 46 años y madre de cuatro hijos, no conocía el mencionado proyecto y reaccionó con entusiasmo al mismo, ya que ha enfrentado el discrimen por ser de nacionalidad dominicana.

“Hace 11 años que limpio casas y he ido hasta el Departamento del Trabajo para exigir que me paguen lo adeudado. Por eso creo que este proyecto sería un éxito para nosotros. Yo he sido discriminada por mi origen y por la labor que realizo”, confesó.

La residente de Caguas, además opinó que sería muy beneficioso que le otorgaran los derechos que tienen otros empleados. “Sería bueno que nos dieran bono, pago de vacaciones y un seguro por si nos pasa algo en el trabajo. A mí me han abusado haciéndome trabajar más de 40 horas por el salario mínimo y obligándome hacer más tareas si termino rápido la limpieza. No tenemos horas de descanso ni de almuerzo”, reaccionó Bonilla.

En el caso de Griseida Díaz de 47 años y quien trabaja como empleada doméstica hace cinco años en los pueblos de Gurabo y Humacao, la experiencia como trabajadora doméstica ha sido positiva.

“Sería muy bueno que se apruebe esa ley, porque ahora yo tengo que negociar mis días libres, no los cobro. Aunque tengo que decir que nunca he tenido ninguna situación incomoda en mi trabajo de cuatro días a la semana en diferentes horarios”, indicó la puertorriqueña y residente de Naguabo que se dedica al aseo de casas, planchado y cocina.

Presiona aquí para visitar la portada de Horizonte.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x