Agricultura

Para Horizonte / Alvin J. Báez

Hay trabajo en la tierra

Sacar la mejor cosecha es el objetivo de la Estación Experimental Agrícola de la UPR en Gurabo

GURABO - Una amplia variedad de tubérculos, farináceos y frutas se siembran en los terrenos de la Estación Experimental Agrícola de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Gurabo, como parte de un registro que investiga las condiciones idóneas para producir cosechas saludables.

Los hallazgos de los cultivos les facilitan la vida a los agricultores del país, por lo que el trabajo que realizan los investigadores Carlos Ortiz y María L. Lugo, es uno esencial para el mercado local de los alimentos.

“Trabajamos el mejoramiento genético para conseguir variedades nuevas en batatas, plátanos y guineos. Por ejemplo, en batatas buscamos que salgan altas en carotinoides que le dan el color amarillo y buscamos que salgan dulces como lo quiere el consumidor local, aunque mientras más dulces más susceptibles son a las plagas”, explicó el fitomejorador.

Este además trabaja con las variedades de uno de los alimentos de más consumo en el país, por lo que no tienen un excedente y hay que buscar otros recursos para utilizarlo de acuerdo al tipo de comida que se vaya a preparar.

“Evaluamos la adaptabilidad de los plátanos extranjeros de Centro América. Los usamos para los platanutres, porque no tienen las características culinarias para sustituir el plátano de aquí que se usa para mofongo o tostones. Los platanutres se trabajan con sobrantes, pero aquí no hay y se buscan otras alternativas”, explicó.

Por su parte, Lugo, quien es la única mujer herbóloga en Puerto Rico y esposa de Ortiz, se concentra en la primera finca del país certificada como orgánica en el 2010, donde se produce yuca, batata, yautía, ajíes, ñame, cacao y guanábanas. Además trabaja realizando estudios de malezas y herbicidas.

“Llevo el control de la maleza, tenemos una gran diversidad. Buscamos cómo controlarla. También realizo un registro de los herbicidas que usamos para manejar las plagas y cuán resistentes son los cultivos a estos productos”, dijo la profesora de Manejo de Maleza de la UPR, Recinto de Mayagüez.

Los datos recopilados se publican en Journal of Agriculture of the University of Puerto Rico y se les transmiten a los especialistas del Servicio de Extensión Agrícola, quienes les pasan la información a los agrónomos y agricultores, así como a la Sociedad Puertorriqueña de Ciencias Agrícolas (SOPCA).

Mayor interés en trabajar la tierra

“El agricultor y el agrónomo están de moda. El número de personas que está estudiando esta profesión está aumentando”. Esta es la opinión de Ortiz, quien conoce a diario a personas como Ismael Morales, animadas a trabajar en el campo.

“Surgió la oportunidad y le sometí mi propuesta en el Departamento de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, para que me rentaran un terreno y sembrar por un periodo de cinco años en la Estación Experimental de Gurabo”, explicó el ingeniero industrial de 30 años.

Morales se refirió a un incentivo del Servicio de Extensión Agrícola para que los jóvenes trabajen la tierra con el fin de que luego de culminar el contrato con la Estación Experimental Agrícola, adquieran su propio terreno.

“Busqué productos que se vendieran rápido como el recao y los ajíes dulces que tienen mucha salida. Se los vendo a cuatro mayoristas de diferentes partes de la Isla. Más adelante quiero comprar un terreno y sembrar todos los ingredientes del sofrito”, comentó el residente de Las Piedras que promueve su empresa con el nombre de Siembra de Puerto Rico, Frescura y Sabor.

Presiona aquí para visitar nuestra portada. 

Cargando...

Continuar

Publicidad

?