Sal

La pérdida del gusto provoca el uso mayor de sal y azúcar. / Shutterstock

Ojo con el consumo de sal y azúcar

Deben reducirse después de los 60

03 de diciembre de 2015 05:00 am

GDA

“Desde los 40, todos deberíamos preocuparnos de lo que comemos, pensando en prepararnos para el futuro. Si hay buenos hábitos, será más fácil hacer los cambios necesarios según la edad”, dice Paulina Sazo, gerente de productos de alimentos saludables de Fundación Chile.

Con el paso de los años se modifican las necesidades fisiológicas y nutricionales de los adultos. Desde los 60 años, entre otras cosas, disminuye el metabolismo, se acumula más grasa alrededor de la cintura, la digestión disminuye, el cuerpo maneja menos el alza de azúcar en la sangre después de comer y se pierde el 50% de la masa muscular. Por eso, es necesario ajustar el menú.

Si bien solo el 4% de los mayores consume comida chatarra y el 68% tiende a comer en horarios establecidos, ellos tienen un concepto más tradicional de los alimentos. Eso implica que “no son tan receptivos a productos nuevos con aditivos o ingredientes que no conocen (un ejemplo serían los edulcorantes con cero calorías)”, dice el estudio. Un problema a superar.

A ello se suma, continúa el trabajo, que “el concepto de alimentación saludable genera cierta confusión entre los adultos mayores, puesto que tienden a asociar más fuertemente los alimentos saludables con la idea de comer solo ensaladas y en cierta medida poner restricciones a la vida”.

Junto con ello, la pérdida del gusto hace que aumenten las dosis de la sal y el azúcar, lo que promueve la hipertensión o diabetes, o las empeora.

Presiona aquí para visitar la portada de Horizonte.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x