En plena crisis económica, Lourdes Ortiz y Juan Méndez hallaron estabilidad financiera en el dulce sabor de la dona.

En plena crisis económica, Lourdes Ortiz y Juan Méndez hallaron estabilidad financiera en el dulce sabor de la dona. / PARA ÍNDICE EL NORTE / ALVIN J. BÁEZ

Encuentran estabilidad económica en una dulce tentación

"Este espacio de donas en Arecibo mantiene un hogar, pero a su vez, mantiene a muchos jóvenes que son nuestros empleados", Lourdes Ortiz

25 de agosto de 2016 08:20 am

Por: Sigfredo Rivera Cruz | [email protected]

El encarecimiento de los importes en la economía puertorriqueña, forzó la clausura de los múltiples establecimientos que la familia quebradillana Méndez Ortiz, había instaurado alrededor de la isla. Pero en medio del huracán fiscal, los comerciantes del patio hallaron estabilidad financiera en el dulce sabor de la dona hecha en Puerto Rico.

“Yo amo este negocio porque ha sido la clave para la economía de nuestra familia. Pero ha sido bien difícil porque la situación económica nos ha afectado a todos. Mientras menos gente hay por ahí, menos clientes llegan a los negocios”, declaró la principal administradora de “Queen Donuts” en Arecibo, Lourdes Ortiz.

La operación del comercio también conocido como la “Fábrica de Donas”, comenzó en el año 2004, en remedio al incremento en el valor de las utilidades de las múltiples panaderías que Ortiz y su esposo Juan Méndez fundaron y eventualmente clausuraron en Quebradillas, Mayagüez y Aguadilla.

“Nosotros hemos estado en el ojo del huracán. Como toda la vida hemos estado ligados a la harina. Recurrimos a las donas porque sabíamos cómo hacerlas, supimos que era más costo efectivo y que hacía falta en la zona”, explicó Ortiz.

Narró la comerciante entre lágrimas que desde hace 13 años, Queen Donuts es el centro de la economía familiar, pues la pequeña empresa emplea a sus tres hijas, a su esposo y a su yerno. Todos, aseguró Ortiz, asumieron el reto de mantener en función la empresa durante el complejo periodo económico que atraviesa el país.

Las grandes cadenas de donas son muy bonitas porque cuentan con muchos equipos y tienen mucho dinero para mover su negocio hacia el éxito. Sin embargo, cuando se compra algo de aquí, se apoya directamente a la economía del país. Este espacio de donas en Arecibo mantiene un hogar, pero a su vez, mantiene a muchos jóvenes que son nuestros empleados. Creo que ese es un mensaje que los puertorriqueños debemos entender”, declaró la propietaria de la Fábrica de Donas.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x