El Josco Bravo / Ian Pagán Roig

Para ÍNDICE EL NORTE / Alvin J. Báez

Amante de la tierra

Implanta agricultura ecológica en El Josco

15 de octubre de 2015 05:00 am

Por: Sigfredo Rivera Cruz | [email protected]

“¿Quién maneja a El Yunque?”, preguntó el agrónomo puertorriqueño Ian Pagán Roig, quien asegura que si el país respondiera a esa pregunta, sería más fácil reconocer la importancia que tiene la práctica de la agricultura ecológica para el futuro alimentario de la Isla.

“El Yunque está ahí, nadie lo maneja y se mantiene activo y saludable gracias a una serie de interacciones del ecosistema que tratamos de imitar aquí en los terrenos”, expresó el propietario de la finca El Josco Bravo en Toa Alta.

Hace 11 meses que Pagán Roig desarrolla la finca de 69 cuerdas de terreno bajo una de las sequías más significativas en la historia de Puerto Rico. Según el agrónomo de 26 años de edad, la supervivencia en sus cultivos de calabazas, ajíes dulces, yucas, ñames, batatas y berenjenas es todavía posible gracias a las técnicas agroecológicas que aplica a la plantación.

“Esta siembra de berenjenas que no está en las mejores condiciones gracias a la sequía sigue produciendo berenjenas por las prácticas ecológicas que les aplicamos”, explicó Pagán Roig a ÍNDICE EL NORTE, sobre el método de corchado que protege con materia orgánica la superficie del terreno para retener la humedad.

De acuerdo con el agrónomo, el ejercicio de la llamada agroecología, podría trasladarse fácilmente a cualquier hogar mediante la producción de composta orgánica.

“La composta es el fertilizante por excelencia. Se estima que en Puerto Rico botamos 3.5 millones de toneladas de desperdicios orgánicos que todos podríamos utilizar para hacer composta. Yo creo que eso es algo que todos deberíamos saber”, explicó.

“Mi trabajo en El Josco Bravo, a través de la agricultura ecológica, traspasa la protección ambiental. Lo que también quiero es acercar al agricultor a la tierra para descontinuar la visión de la agricultura como una receta de cocina. Hay que entender el terreno, los insectos, los árboles alrededor y aprovechar todas sus ventajas”, manifestó al joven agricultor.

Conforme a los objetivos de Pagán Roig, este ofrece gratuitamente y desde la finca cursos para aprender a manejar la agricultura ecológica. “Por eso es que un componente educativo siempre hace falta y por eso creé aquí la Escuela Agroecológica. Debemos educarnos sobre cómo aprovechar nuestros recursos sin explotarlos”, dijo.

Para más información sobre las convocatorias para los cursos de agricultura, visita Proyecto Agroecológico El Josco Bravo en Facebook.

Presiona aquí para visitar la portada de El Norte.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x