Miguel Vizcarrondo

Para ÍNDICE EL NORTE / Alvin J. Báez

Pescador fuera del agua

Miguel Vizcarrondo aprendió a disecar leyendo y tiene una gran colección

25 de junio de 2015 05:00 am

Por: Sigfredo Rivera Cruz | [email protected]

VEGA BAJA- Cuando peligrosas especies de caimanes comenzaron a alterar la biodiversidad de la reserva natural de la Laguna Tortugueros en este municipio, el pescador Miguel Vizcarrondo se propuso eliminar ese grupo de reptiles, como los caimanes, a través de una antigua técnica que preserva intacto el cuerpo de los animales.

“Estos animales son una plaga y se están comiendo todo lo que hay en la laguna. Disecarlos es una forma de eliminarlos para conservar el medio ambiente porque si ellos acaban con la pesca, quien al final termina perdiendo soy yo”, explicó el vegabajeño de 68 años de edad en entrevista con ÍNDICE EL NORTE en su taller ubicado en su hogar, en el barrio Algarrobo.

Vizcarrondo asegura que comenzó a embalsamar los animales hace más de 20 años mientras leía la Biblia. Este se interesó por las técnicas de momificación que utilizó la civilización egipcia para preservar los cuerpos. El pescador dijo que pensó también en la posibilidad de que ese antiguo procedimiento se convirtiera en una forma más de ingreso.

“Empecé a inventar con cosas a ver cómo me salía. Lo hice primero con cenizas y he seguido probando diferentes formas por 20 años ya”, expresó el hombre, quien aprendió la aplicación de técnicas para disecar a través de la lectura.

“Le saco toda la carne por una incisión en la parte de abajo, le inserto unos alambres para darle la forma y lo deshidrato al sol por una semana hasta extraer toda el agua de la piel”, detalló.

“La mayoría están en $20, pero como digo yo, lo puedo dar hasta por lo que tengan en el bolsillo. El dinero es algo por agregado porque lo que quiero es dar a conocer que estos animales existen (caimanes) y aunque todavía no le han hecho daño a nadie, se comen todo lo que hay en las aguas”, indicó Vizcarrondo.

El pescador, que exhibe los animales desde su casa, reconoce que las técnicas que mayormente utiliza para disecar caimanes, son relativamente desconocidas por los puertorriqueños y que ello promueve constantemente las visitas de curiosos hasta su casa.

“Siempre estoy haciendo este trabajo porque se capturan constantemente. Estos animales (caimanes) se están metiendo en las casas. A mí me llaman a las 12:00 de la noche para que vaya a sacarlos de los patios. También la gente viene a verlos con sus hijos y a veces me los traen vivos para intercambiarlos por disecados”, dijo Vizcarrondo.

Presiona aquí para visitar la portada de El Norte.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x