“Déjalo ser”: una forma innovadora sobre cómo manejar dificultades

Gabi Morales

Dizque nos entienden: Gabi Morales

19 de octubre de 2016 12:00 pm

[email protected]

Déjalo ser, pudiera ser la más alta expresión de madurez que podamos arrojar antes de iniciar algo nuevo

Camino

Shutterstock

Estábamos sentados en forma de círculo. Habían 11 sillas. En cada una de ellas; un joven. Conversábamos sobre nuestra identidad colectiva e individual. Un tema “pesado”, pero presentado de una manera divertida.

En medio de aquel diálogo, les dije, “imaginen que ustedes fueran los encargados de dirigir una producción discográfica (CD) sobre sus vidas”. Les pregunté, “¿cómo sería el arte de la portada (carátula) y la contraportada?”.  Aquella interrogante sacó a flote unas imágenes muy dinámicas. También les pregunté, “¿A qué género musical pertenecería su disco?” y “¿cómo titularías tu producción?”. Me encantaban y fascinaban sus respuestas.

De repente llegamos a la “columna vertebral” del ejercicio. Debían ponerle un título o nombrar las canciones que definirían aquella producción musical inspirada en sus vidas. Eran 4 canciones. La primera canción debía ser nombrada de acuerdo a los eventos que ocurrieron durante los primeros 5 años de sus vidas. La segunda recorrería el periodo de los 5-10 años de edad, la tercera iba de los 11-15 años de edad, y la última canción o cuarto “track”, debía ser titulada de acuerdo a los procesos que actualmente atravesaban.

Las respuestas de los jóvenes sobre ese último “track” propició un clima de grandes lecciones.

Entre la juventud existe un caudal de conocimientos. Cuando compartían los títulos de la cuarta canción quedé maravillado. Sentí admiración por aquellos jóvenes y la forma en que compartían su sapiencia unos con otros.

Uno de los que me embelesó fue un joven de 14 años que dijo que su cuarta canción se llamaría “Déjalo Ser”. Nos explicó que su canción llevaba ese nombre porque había entendido que cuando se aparecían las “piedras” en el camino de la vida no valía la pena molestarse. Nos dijo “la piedra tiene su propósito, sencillamente la miras, le pasas por el lado y continúas”.

Le pedí que explicara mejor el título de su “canción” porque percibía como si estuviera “esquivando” algo, y le pregunté, “¿Porqué decides pasarle por el lado a la piedra y no la mueves?, ¿Porque no te detienes?

Me respondió “no, porque tienes que dejarla ser. Tienes que entender que por algo llegó allí, le pasas por el lado, la miras bien para entenderla, pero no te detienes, sigues tu camino”. Sentenció “por eso digo: déjalo ser y ya”.

Aquel joven compartió, frente a todo el grupo, una forma innovadora sobre cómo manejar las situaciones.

“Déjalo ser”, puede convertirse en la solución inmediata de un conflicto o en el alivio añorado entre las partes envueltas en alguna pugna.

Déjalo ser, puede representar la comprensión que alguien amerita. Déjalo ser, pudiera ser la más alta expresión de madurez que podamos arrojar antes de iniciar algo nuevo.

Aquel joven se destacó entre los que estábamos allí sentados porque nos arropó con su estrategia: “dejar ser, para ser”. Según el joven, tenemos dos opciones. Podemos abrumarnos por las “piedras” que se atraviesen en el camino o podemos explorarlas, y continuar nuestro recorrido, equipados de las enseñanzas que trajo.

En medio de aquel junte de 11 jóvenes brotó aquella exhortación.

Si hacemos caso a ésta sugerencia estaremos permitiendo que las “piedras” del camino se conviertan en sucesos provechosos para nuestra identidad individual y colectiva. 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x