Love's Labor Lost

Jacqueline Jiang

Enamora(miento): Jacqueline Jiang

18 de septiembre de 2016 02:56 pm

[email protected]

“Mantenía toda relación como una casual, divertida y friendly”

Love's Labor Lost

Shutterstock

Una de mis resoluciones de año nuevo para el año pasado parecía ser algo fácil, no más chicos. La razón era simple, quería enfocarme en mi carrera profesional viajando a otros lugares. La idea del amor siempre estaba al fondo de mis pensamientos, pero yo sabía que cuando estaba enamorada mi compañero se convertía en mi prioridad.

Lo hice muchas veces antes, al graduarme de escuela superior decidí quedarme en Puerto Rico por estar con quien era mi novio, luego realice el error y me mude a New York como siempre había sido el plan. En otra ocasión me mudé a Rincón para también estar cerca a otro novio, incapaz en ese momento de estar lejos de la persona que amaba y también de ver que abandonaba nuevamente mis metas.

Conociendo cuan capaz era de poner mis metas y sueños a un lado escribí en mi espejo, con letras bold y rojas, "NO BOYS," y realmente lo hice; sabía que siempre podía aparecer algún chico con potencial que me pudiera distraer. Empezaron a entrar y salir chicos de mi vida, pero siempre me aseguraba de no comenzar a desarrollar emociones. Mantenía toda relación como una casual, divertida y friendly; usualmente ellos apreciaban cuan honesta y valiente yo era: "no me quiero enamorar...¡esta es la que hay!" Lo hice bien por un buen tiempo, los meses pasaron y mi plano profesional seguía desarrollándose y creciendo, llegaron planes de viajar, estaba muy feliz, pero las cosas no siempre continúan como realmente nosotros queremos.

Sabía quién era él hace ya un tiempo. Había entrado a Double Cake un día, hace un año ya y yo quedé hipnotizada. Le pregunté a todos mis compañeros si lo conocían y traté de figurar cómo lo podía encontrar otra vez. Eventualmente me di por vencida, el bochinche de él no fue bueno: "no se compromete a nada," aunque yo no buscaba nada serio, buscaba alguien que pudiera ser amable y "open," dejé de buscarlo. Luego de casi un año, y después de un party, vi en mi Facebook que él me había enviado un friend request. Estaba escéptica, recordándome a mí misma que él estaba en búsqueda de juegos que claramente yo no quería jugar, aun así acepté.

Para empezar tuvo un acercamiento casual: "debemos hacer algo antes de que te vayas, te invito a una cerveza el miércoles." Esa noche de cervezas pasó a otra tarde de películas, a un fin de semana de cocinar y comencé a tener feelings. En varias ocasiones me dije que tenía que parar, que eso no era lo que quería, que no era lo que yo buscaba, pero su sonrisa me recordaba que algunas veces las cosas pasan por qué sí. Una noche sentados en una barra en el Viejo San Juan, él me dijo que disfrutaba el tiempo conmigo, que quería seguir compartiendo conmigo hasta que yo me fuera de Puerto Rico. Mi corazón se derritió en ese momento y me dije a mi misma: "this is it, se jodió la cosa," pero tan rápido como habíamos empezado, tan rápido paramos.

Cuando él comenzó a hablarme menos cada vez, empecé a realizar que esa fantasía que tenía de un bello romance no iba a suceder. Pasé de estar feliz a triste, a molesta y comencé a ser ruda con él, reclamarle y desconfiar de su palabra. Estaba siendo irracional y exagerada, junto al dolor que sentía terminé echándole en cara la situación una mañana a través de mensajes de texto. Él con mucha calma contestó todos mis textos, eso me hizo estar más molesta, hasta el momento que dejó de responderme. Eso me llevó a realizar que yo había cometido un gran error y luego de varios días decidí disculparme, también preguntar si nos podíamos ver en algún momento y hablar en persona de lo sucedido. "I'm busy, pero claro, hablaremos," me contesto; yo sabía que lo había ahuyentado pero pensé tal vez podía haber una manera de disculparme en persona y que tal vez podíamos llegar a algún nuevo acuerdo. Me había comportado fuera de lugar, de seguro él pensó que yo era psycho.

Nuestra conversación nunca sucedió, él nunca me escribió para confirmar, nunca tuve la oportunidad de disculparme en persona. Hace poco, un amigo me envió una ilustración de "Check-In," una serie por Mariela Pabón. La ilustración era simple, pero real, "todos somos el 'se fue medio psycho' de alguien." Me hizo reír y recordar cuánto quise cuidar de esta persona hasta llegar a perder control de mis emociones. Algunas veces toma un poco de tiempo para entender nuestro valor, pero cuando lo tenemos no podemos olvidar dejar ir las cosas que no necesitamos, aun así cuando ya te hayas ido un poco psycho.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x