Being fearless aunque sea por un amor efímero

Jacqueline Jiang

Enamora(miento): Jacqueline Jiang

07 de agosto de 2016 10:00 am

[email protected]

"El amor, aunque perecedero, fue sembrado en mi memoria eternamente"

Pareja

Shutterstock

Hace ya un tiempo que tuve una conversación con un cliente mío de Double Cake en la Calle Loiza. Era un cliente regular. Ya yo sabía cómo le gustaba el café, a qué hora tenerlo listo y qué azúcar usar si llegaba con su mamá. Era un momento de sinceridad, yo le expliqué que tenía miedo de enamorarme cuando tenía planes de mudarme fuera de Puerto Rico y por esa razón evadía a los hombres y al romance como la plaga. El hombre empezó a reír y me contó un cuento sobre su vida cuando estaba viviendo en Europa.

Estuvo en España durante seis meses por un intercambio de la universidad y me explicó cómo conoció al hombre que terminó cambiando su vida. Estilo "serendipity," mi cliente se encontró con su ex "fling" por una obra de arte. Estaban en un museo, él y el chico, pararon un segundo a mirar un cuadro y mi cliente comentó, "¡Wow! ¡Qué lindo ese cuadro!" El chico se echó a reír, "¿Te gusta? Te lo vendo".

El joven era artista en España y por los próximos seis meses de la estadía de mi cliente, se juntaron como novios paseando en una caminata efímera por Madrid.

Mientras me contaba de sus momentos íntimos, vi una sonrisa genuina salir de cara. Ahí supe que la relación que tuvieron, aunque corta, fue intensa, apasionada, y libre.

Ya en este punto de la conversación conmigo, su taza estaba vacía y él se encontraba sentado en el asiento más cercano a la caja registradora mientras yo jugaba con unas tenazas, escuchándolo atentamente. Le pregunté, "¿Y qué pasó después?" Él suspiró fuertemente y me respondió, "Pues, tuve que regresar".

Me explicó que intentaron por varios meses mantener comunicación, pero que la distancia fue el factor grave en su contra. Rápidamente exclamé, "¡Por eso es que no quiero conocer a nadie!".

"Jackie, todo en esta vida pasa por alguna razón. En el momento, te aseguro que no siempre vas a entender por qué, pero te juro que con el tiempo, todo coincide uno con el otro. No me arrepiento de mi decisión, de amarlo, del tiempo que tuvimos juntos. Y ni sé dónde está ahora".

Con esto, llegó un cliente nuevo y mientras atendía a la chica, él se paró del asiento y me gritó, "Be fearless!".

Un poco después de la conversación, me tropecé con un hombre apasionado, caballeroso, enfocado y encantador. Al principio, traté de solamente verlo como un amigo, pero su manera de ser resultó exactamente lo que yo buscaba en una pareja.

Pasamos juntos mucho tiempo. Compartimos secretos y hablamos de cómo las cosas hubieran sido diferentes si el "fling" no existiera con fecha de expiración.

Como un sueño, vivimos un romance rápido, energético y efímero, y al final de todo, me fui.

En el avión, me recordé de las palabras de mi amigo, "Be fearless!" y con eso, sonreí en mi asiento. Todo había sucedido tan velozmente que mi corazón no tuvo el "break" de tener cobardía.

El amor, aunque perecedero, fue sembrado en mi memoria eternamente.

En la obra Julius Caesar de Shakespeare, Caesar le dice a su esposa, "Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes prueban la muerte solo una vez." Es inexplicable la sensación de vivir, de amar y de recordar. Be fearless!

*Jacqueline Jiang es maestra de inglés y escribe ensayos y poesía sobre las experiencias reales del amor, el desamor y todos los entremedios. Si quieres contarle tu historia, escrí[email protected]

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x