La importancia de los abuelos

Karla Aimar

Habemus Baby: Karla Aimar

31 de mayo de 2015 09:46 pm

[email protected]

Karla Aimar cuenta la importancia de ellos en su vida

Abuelos

Shutterstock

Mi papá murió en un accidente dos semanas antes de yo nacer. A consecuencia de esto, mis abuelos paternos le ofrecieron un hogar a mami, a mi hermano mayor y a mi. Me crié con ellos hasta que me tocó ir a la universidad, ellos me dieron todo y moldearon gran parte de la persona que soy hoy día.

En base a mi experiencia puedo decir que aunque el amor que siento hacia mami y hacia ellos es distinto, siempre ha sido de la misma magnitud. O quizás el amor es el mismo pero la relación es distinta. ¡Es algo difícil de explicar porque a todos los necesito en mi vida de la misma manera! Es natural, viví con ellos desde que salí del hospital.

Mi abuelo paterno fue tan especial para mi que para ser sincera, cuando realmente vine a sentirme huérfana de padre fue cuando él murió hace cinco años. Había una relación especial entre los dos y cómo no haberla si yo era la hija de su primogénito que acababa de fallecer.

Él me enseño a respetar. Así como me enternecía el corazón con sus ojos azules también me podía hacer bajar la cabeza y mirar para el piso cuando había hecho algo malo. Nunca me puso un dedo encima y nunca me alzó la voz… pero cuando me miraba molesto, ¡ufff!, yo misma me castigaba y me metía solita para el cuarto.

Mi abuela era la que estaba pendiente a los escotes y hasta dónde me llegaban las faldas. No tenía reparos en regañarme frente a quién fuera si entendía que estaba vestida de manera inadecuada.

Recapitulando, creo que yo nunca me vestí mal. Lo que a ella le preocupaba era que ya en sexto grado tenía el cuerpo que tengo ahora y por más tapadita que me vistiera, nada podía ocultar que era una preadolescente bastante desarrollada. Con el paso del tiempo la entendí. Solo quería que me diera a respetar y que nadie fuera a mirar de mala manera un cuerpo que pertenecía a una niña inocente.

Cuando comencé a tener pretendientes agarraba la otra línea del teléfono para escuchar la conversación y se quedaba calladita como si nadie se hubiese dado cuenta. ¡Ay qué risa! Todavía me acuerdo y me río sola.

También me enseñaron que si ponemos de nuestra parte, el matrimonio puede ser espectacular. Mis abuelos paternos siempre se estaban dando besitos y mientras mi abuelo tuvo salud, se iban para Cabo Rojo todos los fines de semana (primero paraban en el casino para complacer a mi abuela).

Los papás de mami me enseñaron que es mejor ser humilde y trabajador, a tener de todo y sin haber luchado por nada. Mi abuelo materno fue bailarín y cocinero en El Bronx y cada vez que puede me cuenta una de sus historias y lo bien que disfrutó en su juventud sin consumir ni una gota de alcohol ni haber usado drogas. También me enseñó que la comida más saludable es la que se cocina en la casa.

A lo que quiero llegar es que el papel de los abuelos en la vida de nuestros hijos es muy importante. Mis experiencias más gratas los incluyen siempre y lo que me enseñaron jamás lo olvidaré.

Ahora que soy madre y veo la ilusión con la que los abuelos de mi hija la miran, con el amor que la abrazan y lo blanditos que se ponen cuando la ven llorar, entiendo que se está repitiendo un ciclo que hay que cultivar aunque como padres de vez en cuando tengamos que poner nuestros límites.

Mientras esté en tus manos, no dejes que esta relación se pierda. ¡Tus hijos pueden heredar enseñanzas maravillosas! A lo mejor no te llevas bien con tus suegros o tu esposo no puede ver a tu mamá ni en pintura, pero enfócate en lo más importante que es el vínculo entre abuelos y nietos. ¡Ya verás que valdrá la pena!

Como les dije al principio, gran parte de quien soy hoy día se lo debo a ellos y les estaré siempre agradecida.

¡Buenas noches!

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x