Escoger a los padrinos del bebé no tiene que ser un dolor de cabeza

Karla Aimar

Habemus Baby: Karla Aimar

03 de mayo de 2015 07:00 pm

[email protected]

Si eres la tía del bebé, siempre serás la tía aunque no seas madrina

Bebé

Shutterstock

Desde que te enteras que estás embarazada hasta que tus hijos cumplen la mayoría de edad, como madre tendrás que tomar decisiones muy importantes, unas más estresantes que otras. Comúnmente, la primera de estas es escoger a los padrinos del bebé.

¿Por qué en la mayoría de los casos tiene que surgir un problema por esto?  En algo tan “de papá y mamá”, usualmente hay un familiar o amigo que ejerce presión directa o indirectamente ¡y eso nos pone graves!

“Mira, ¿y ya escogieron a los padrinos del bebé? ¿No has pensado en fulanito y fulanita? Menganita me preguntó si ya habían dicho quiénes van a ser…”. Resulta que sí habías pensado en ellos y concluyeron que no tienen las cualidades que ustedes desean, pero tampoco creen que tienen que darle explicaciones a nadie sobre esto.

También puede suceder que tu pareja y tú tengan intereses en personas distintas.

“Ajá, ¿Y por qué tu hermana sí y la mía no?”, cositas así. 

En mi caso, desde un inicio de dije a mi esposo que tratáramos de mantener estas conversaciones entre los dos y que el proceso fuera lo menos estresante posible. Sobre todo porque para él, el rol de los padrinos es sumamente importante.

Simplemente, no era viable escoger a Pepito porque era uno de sus mejores amigos y ya. Pepito tenía que ser responsable, estable, de buenos sentimientos, capaz de querer a nuestra hija y estar para ella en caso de nosotros no poder, and that’s perfect!

Yo había pensado en mi hermano porque lo amo y él siempre ha pensado en nosotros primero. De hecho, mi esposo y yo somos sus padrinos de boda y de su primer hijo. Me parece que habíamos coincidido en él hasta que un día mi esposo mencionó con mucho sentimiento que en el fondo le gustaría que uno de sus hermanos -que no puede tener hijos- fuera el padrino de nuestra hija.

¡Dicho y hecho! “No big deal!”. Sí, hasta que comencé a pensar en mi hermano y si lo haría sentir mal cuando supiera que él no iba a ser el padrino. Temía herirle los sentimientos porque –como mencioné- él siempre me escogió a mi primero que a nadie. 

Estuve días pensando en cómo decirle que habíamos escogido a otra persona, a la vez que me decía: “Misma, relájate que esto no es nada grave”. ¡Creo que se lo dije como dos meses después porque me moría de miedo! Total, para  recibir de vuelta un “tranquila, mamita, eso no es nada”.

Sentí un alivio tremendo, particularmente porque sé de casos donde alguien se “enchismó” porque no lo escogieron como padrino o madrina.

Queridos, ser padrinos es un privilegio y no debe convertirse en una competencia ni dolor de cabeza para nadie. Para algunos papás es una decisión de mucho peso, para otros no. Comoquiera que sea, hay que respetar.

Si eres la tía del bebé, siempre serás la tía aunque no seas madrina. Si eres amiga de mamá o papá, siempre tendrás un lugar especial en la vida de ellos y el bebé. Si ocupas un lugar especial en la vida de la familia que está por formarse, siempre lo ocuparás… ¿me explico?

Dejemos que los padres pasen por este proceso de la manera más tranquila y privada posible y aceptemos la decisión que tomen de la forma más amena.

¡Lindo domingo!

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x