10 consejos de vida para mi hija

Karla Aimar

Habemus Baby: Karla Aimar

26 de abril de 2015 06:00 pm

[email protected]

Karla Aimar le diría a su pequeña estas cosas

Madre e hija

Shutterstock

Creo que la mayoría de las mamás y papás podemos coincidir en que una vez traemos a nuestros hijos al mundo hacemos una cosa con más frecuencia que antes: pensar en el futuro. Y no me refiero a nuestro futuro como individuos, me refiero al mapa en blanco donde se encuentran parados nuestros bebés en estos momentos.

Con frecuencia, cuando entro a las redes sociales, veo que muchas amistades comparten fotos de momentos que yo también viví, de otros que me gustaría haber vivido y algunos que si pudiera les daba “delete”, pero no se puede. ¡Y es que de eso se trata la vida! Me tranquiliza saber que sobreviví y estoy bien pero –llamémosle amor de madre– me aterroriza pensar en cualquier sufrimiento que pueda vivir mi hija según pasen los años.

A veces, me he sorprendido haciendo listas mentales con todos los consejos que le tengo que dar a mi princesa. Si me preguntan qué cosas le diría (en su momento, claro está), aquí van algunas de ellas:

#1. Sé tú misma, sé auténtica: Hija, no hay nada más desagradable que la hipocresía y la mentira, máximo cuando te estás mintiendo a ti misma. Sigue el camino que te haga feliz y allí encontrarás tu identidad.

#2. No ofendas a nadie: Es común que durante la niñez sientas extrema curiosidad ante lo que es diferente, pero ser diferente no es malo y las personas vienen de distintos colores, tamaños y personalidades. No te burles de alguien por ser diferente a ti. En todo caso, la diferencia es mutua y no quisieras que te hicieran lo mismo.

#3. Estudia mucho: No para competir con las calificaciones de tus amigas, sino para que seas una persona inteligente, capaz de participar en cualquier conversación y aportar algo bueno al país donde decidas establecer tu vida.

#4. Viaja, explora y conoce el mundo: Quiere a tu patria, pero enriquécete de las demás culturas. Eso aportará a tu formación como ser humano.

#5. Sé humilde y ayuda al necesitado: No importa cuánto dinero lleguemos a tener nosotros tus padres ni cuánto dinero llegues a tener tú cuando seas independiente. Ayuda al necesitado siempre que puedas y serás bendecida.

#6. Primero la familia: No, no quiere decir que te tienes que quedar a mi lado hasta que me muera y que no te atrevas a ponerme en una égida. Lo que quiero decirte es que en las buenas, en las malas y en las peores situaciones, tu familia siempre estará a tu lado, que nuestro amor hacia ti será incondicional y que queremos compartir contigo cada experiencia de crecimiento, todas las Navidades y en nuestras vacaciones.

#7. Tatúate si te da la gana, pero piénsalo bien antes de hacerlo: Papá y mamá tienen tatuajes y les encantan mucho. Cuando nos marcamos fuimos juzgados y con el paso del tiempo, “aceptados”. La sociedad es así, pero esperamos que poco a poco vayamos progresando. No te hagas un tatuaje porque todo el mundo tiene uno, háztelo porque verdaderamente lo deseas. Si no te molesta, podemos acompañarte y así nos aseguramos de que el lugar esté limpio y cumpla con todas las reglas requeridas para el procedimiento.

#8. Suda por tus cosas: Jamás, entiende bien estas palabras, princesa, jamás permitiré que pases hambre, que te falte ropa y que no puedas educarte por limitaciones económicas. Ahora bien, debes aprender el valor de las cosas y el sacrificio que muchas personas pasan por obtenerlas. Mamá y papá trabajan mucho desde jovencitos y son personas honestas y “fajonas”. Nos gustaría que aprendieras a trabajar por lo tuyo una vez llegues a la mayoría de edad y que seas independiente.

#9. Sé respetuosa: Respeta a tus mayores, respeta a tus jefes, respeta al vecino. No te estoy diciendo que seas boba, te estoy diciendo que seas respetuosa. Date a respetar también, ¿OK?

#10. Vive sola antes de casarte: Hija, abraza tu independencia. Atesora los momentos a solas, tu espacio, leer un libro en las mañanas con una taza de café sin interrupciones. Aprende a pagar la renta y hacer compra en el supermercado. Crece como mujer antes de convertirte en esposa de alguien. Esos momentos de juventud y libertad no regresan.

Probablemente, le pueda aconsejar mil cosas más. Estas diez son las que me vinieron a la mente mientras escribía esta columna en lo que mi piojita de un año duerme a mi lado.

Total, al final solo deseo que sea una buena persona, que alcance cada meta y que nadie le haga daño. ¿Eso no es lo que queremos todos los padres?

¡Lindo domingo! 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x