La nueva ley restituye la obligación de colegiarse  para ejercer.

La nueva ley restituye la obligación de colegiarse para ejercer. / THINKSTOCK

Más allá de volver a colegiarnos

El pago de una cuota anual no hace que un abogado sea más capaz, más conocedor o más diestro en el desempeño de su labor. Eso le toca al abogado como deber moral y ético que tiene ante su cliente y bajo el juramento que tomaron, con o sin colegiación.

30 de julio de 2014 05:00 am

Por: José Maldonado | Para ÍNDICE

EL LUNES se aprobó la Ley de la Colegiación Integrada de la Abogacía y ya hoy suenan las alarmas anunciando su impugnación en los tribunales. Después de todo, en el 2009 se había derogado la ley sobre la colegiación compulsoria.

Para los que no lo sabían, los abogados no estaban obligados a asociarse –conocido como colegiación– como requisito para ejercer el Derecho desde la derogación de la ley.

La nueva ley restituye la obligación de colegiarse como requisito para ejercer.

El gobernador Alejandro Garcia Padilla sostiene que esta ley no es inconstitucional, ya que otros 38 estados tienen mecanismos similares. También alega que la colegiación es importante en otras profesiones y, por tal razón, debería ser igual en la abogacía. Por último, expone que la asociación fomenta la excelencia del servicio legal que proveen los abogados y el acceso a la justicia.

No quiero discutir los méritos de colegiarse o no, sin embargo, me parece esencial destacar ciertas cosas. La colegiación en nada garantiza un buen servicio al ciudadano o el acceso a la justicia como tal.

El pago de una cuota anual no hace que un abogado sea más capaz, más conocedor o más diestro en el desempeño de su labor. Eso le toca al abogado como deber moral y ético que tiene ante su cliente y bajo el juramento que tomaron, con o sin colegiación.

El argumento de que una ley no es inconstitucional solo porque en otros estados tienen lo mismo no es suficiente. El mero hecho de que en otro estado no se impugne, derogue o sostenga una ley no hace que en el nuestro automáticamente sea igual. Cada caso es distinto y hay planteamientos que pueden hacer que uno resulte diferente al otro.

La ley hay que seguirla y mientras esté vigente es nuestro deber hacer lo que nos manda. La colegiación tiene sus méritos y beneficios para los abogados, pero hay que ser claros con el propósito que se persigue.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x